Embarcados en una idea: el diseño para vivir

dhemen-post-01-01

Cuando le preguntaron a Philippe Starks sobre la verdadera utilidad del diseño de su famoso exprimidor Juicy Salif, el icono del diseño creado por él en 1990, respondió lo siguiente: “Mi exprimidor no está hecho para exprimir limones, sino para empezar conversaciones”.

Efectivamente, el diseño forma parte de la actividad de los hombres y sirve, o ha de servir, para mejorar el día a día de las personas, para resolver situaciones cotidianas de todo tipo, para adaptarse a una función específica generada por una carencia de la sociedad. El diseño debe servir para vivir. Sus sueños deben ser soluciones.

En este sentido, el Museo del Diseño de Barcelona organizó una exposición que con este título, “Diseño para vivir. 99 proyectos para el mundo real”, proponía una reflexión crítica sobre la función social del diseño en nuestros días y mostraba proyectos de todo el mundo que coincidían en un compromiso y en una idea común: el diseño como un instrumento de transformación de nuestra vida. Ver vídeo.

El público pudo ver desde soluciones muy sencillas, de gran simplicidad mecánica, a aplicaciones sofisticas de alta tecnología. Diseño para curar, para educar, para conectar y para proteger personas, ecodiseño y diseño de accesibilidad, entre otras.

dhemen-post-01-02

Dhemen tuvo el honor de estar presente en la exposición con uno de nuestros proyectos más apreciados: la embarcación eléctrica Silennis S020. Indicado para la navegación en aguas interiores, Silennis S.020 es una embarcación polivalente, no contaminante y silenciosa, que cuenta con unos costes de mantenimiento mucho menores que los motores de explosión y con dos importantes reconocimientos: un Silver Delta en los Delta Awards al mejor diseño de producto y el galardón internacional Red Dot Desing Award 2011.

dhemen-post-01-03

El diseño no es para los diseñadores, sino para las personas. En esa idea estamos embarcados desde el principio. Y seguimos viaje.

Compartir: